La emoción del debut

Hola amigos, como están. A esta hora, mientras tomo una taza de sopa, quiero contarles algunas cositas y agradecerles también a todos los que me han brindado su cariño y su apoyo en toda esta etapa de lanzamiento y promoción.

Todo comienzo es duro, según lo que dicen, a medida que avanzamos, se pone más leve. Yo en este comienzo me encontré con cosas buenas, con cosas malas, con situaciones a resolver, con alegrías, tristezas, con muchos nervios, con desilusiones, con muchas puertas que se abrieron y otras que por más que golpeé y golpeé, no hubo respuesta. Pero más allá de todo esto, bueno y malo, me encontré con el apoyo de mucha gente. Muchas personas que han aportado su granito de arena, y de las cuales, yo no esperaba absolutamente nada y ellos no esperan absolutamente nada de mí.

Anoche, cuando se acercaba la hora de la presentación en “Las Calas”, los nervios estaban a flor de piel. La cita era a partir de las 22:00 hs., algunos llegaron temprano, pero la mayoría terminó de llegar al lugar alrededor de las 23:30 hs. Durante ese tiempo, pasaba de todo por mi cabeza: “¿y si no viene nadie?”, “¿y si hay una o dos mesas no más?. Era mi primera presentación como solista en Resistencia, una ciudad gigante, pero ya con su rutina y sus lugares habituales, ¿por qué iban a ir a escucharme a mí, si muy pocos me conocían?. Yo, un muchacho de pueblo, que recién hace un par de años vive en la gran ciudad, no conozco realmente una gran cantidad de gente por aquí. Lo cierto es que lo más difícil de conseguir, en este camino de ser cantante, es la convocatoria, movilizar personas, ya sean 20, o 200 o 2000, es todo un arte que solo se consigue con el andar.

Pero la magia se dió, y como dije, empezaron a llegar algunos amigos, viejos amigos, que tal vez no los veo casi nunca, pero que han estado allí presentes. Luego llegaron personas que no me conocían cara a cara, que tan solo habíamos interactuado a través de Facebook o Twitter, pero que aún así, estaban dispuestas a pagar un derecho de espectáculo para escucharme. Hubo también gente de Charata, que me conoció cuando yo era solo un niño y luego nunca más me vio, hasta anoche… Llegaron también desconocidos, que habían visto la publicidad o que simplemente pasaron por allí y decidieron entrar. Y también fallaron muchos… tendrán sus motivos, estoy seguro de ello, pero misteriosamente, fallaron las personas con las que suelo interactuar día a día o que veo mucho más seguido, ¿será casualidad, o habrá alguna respuesta lógica? De todas maneras, no estoy para nada enojado ni molesto con los que fallaron, estoy seguro que la próxima irán, o sino en otra oportunidad…

Todas estas emociones que uno vive cuando realiza una presentación debut, son maravillosas. Los nervios, la ansiedad, la locura de tener muchas cosas en la cabeza, sobre todo cuando uno tiene que llevar gente al evento, todo es parte del camino que  hay que recorrer. Y estoy muy feliz de estar haciéndolo, y como decía al principio, más feliz me pone, que haya gente que le guste lo que hago y me brinden su apoyo y su cariño.

Por último, gracias por leer, gracias por seguirme, gracias por ayudarme a cumplir mis sueños…