Vale la pena…

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que bien. Yo muy contento, y con lo que les voy a contar ahora seguro se darán cuenta el por qué.
Hace un rato fui al centro de Resistencia a comprar una cuerda para la guitarra, cuando ingreso al local, el empleado me saluda por mi nombre; así es, me dijo: -¿hola Lisandro como estás?; – yo, bastante sorprendido,  lo saludo muy amablemente. Suelo ser un poco despistado y puedo olvidarme muchas veces de algunas caras, así que supuse que podría ser algún conocido que en ese momento no estaba recordando. Un instante después me dice:- muy bueno tu show, lo vi el jueves pasado por televisión.-Entonces, comprendí de donde me conocía y, muy contento, le agradecí el cumplido.

Ya había vivido esa situación y por supuesto que es muy lindo que te reconozcan y te saluden en la calle. Pero lo que pasó después, fue lo que realmente me llenó el corazón de gratitud.

Mientras el señor buscaba la cuerda que le había pedido, me dice: -¿tenés videos en YouTube? quiero escuchar “Hormiguitas”. -Y en ese momento puse en mi cara una sonrisa de oreja a oreja y le dije que en mi canal podría encontrar el show completo y que próximamente lo cortaría para que pueda escuchar tema por tema.

En ese show canté varias canciones, de grandes autores de nuestro país, sin embargo, este señor, quería escuchar “Hormiguitas”, una canción que me pertenece letra y música. Tal vez en algún momento, este señor, vea este escrito, o tal vez o no, pero le quiero agradecer públicamente por hacerme dar cuenta que realmente, hacer las cosas con el corazón, vale la pena…